Gabriel CisnerosEN PALABRA EN PIE SE PUBLICAN ARTÍCULOS, POEMAS, CUENTOS Y OTROS TEXTOS DEL ESCRITOR ECUATORIANO GABRIEL CISNEROS ABEDRABBO, ES UN ESPACIO PARA EL ENCUENTRO DE LOS CREADORES CON EL EROTISMO, EL ARTE Y LA PALABRA, ESPACIO AL QUE PUEDEN ACCEDER QUIENES TRASCIENDAN SUS PROPIOS MIEDOS Y SALTEN DE LA CUERDA FLOJA SIN PERDER EL EQUILIBRIO ANTE LOS DEMONIOS QUE NOS ACOSAN EN LA COTIDIANIDAD.
Chilca Impreso Cultural
-
Les invitamos a revisar la revista cultural... Leer más...
ADVERTENCIA
-
Tú deberías sabersoy un villano mortalque se... Leer más...
ADVERTENCIA
-
Tú deberías sabersoy un villano mortalque se... Leer más...
SIN NOCHE DE BODAS
-
Sabina ebrio en los pómulosnos invita un... Leer más...
LIBROS DE GABRIEL CISNEROS ABEDRABBO
-
Para leer Ceremonias  de Amor y Otros Rituales... Leer más...
SOMBRA DE MI YO
-
¿En donde bulle tu sexo ahora que mi desnudes... Leer más...
Coraza
-
Blindadocon un cielo de vocales tristes, dejo que... Leer más...
Espiral para la fuga
-
IMurió Benedetti,las ciudades siguen vomitando... Leer más...
S / T
-
Que mi amor te llegue envuelto en sedas una... Leer más...
CANTAR SOBRE LA TIERRA
-
Iniciado bandolero  busco entre tu  piel y el... Leer más...

LIBERALISMO, SOCIEDAD Y BAILE REGIONAL MONTUBIO: SUBVERTIENDO EL CUERPO EN GUAYAQUIL Y MANABÍ.

Palabra en Pie - WIlman Ordóñez Iturralde y lo montuvio

Wilman Ordóñez Iturralde
                                     

Los chismes de zaguanes en Guayaquil cuentan que el General Eloy Alfaro no bailaba  vals  tan bien como lo hiciera el General Simón Bolívar. Y esto es explicable. Bolívar nació en una altísima aristocracia pre-republicana caraqueña que consumía música europea de alta factura cortesana y sus relaciones de poder ameritaban vínculos exclusivos de “sangre noble”. Impensable de bailar danzas locales de corte tradicional venezolano que la plebe bailaba y cantaba en jolgorios de charanga pobreza.

Alfaro nació en Montecristi. Pueblo montubio manabita que a pesar de haber sido un centro agroexportador de importancia en la república, su demografía era enteramente de familias pobres campesinas que a diario se dedicaban a la agricultura y la siembra, cosecha y tejido de la paja toquilla. Alfaro estudió en Montecristi. Desde Montecristi ayudó a su padre en el comercio de productos locales. Si bien burgués -en el término de clase y posición social- Alfaro fue heredero de las comisiones que su padre solía retribuirle a cambio de sus servicios en la empresa familiar del comercio.

La principal forma de festejar de este pueblo montubio fue con bandas de músicos, fuegos pirotécnicos  y trovadores de casabe que ejecutaban instrumentos naturales (susungas y bototos) provenientes del desmonte y el corte de madera; substanciales elementos de comercialización con los puertos cercanos.

Los intereses de Bolívar se centraron en el combate contra los reyes españoles que dominaban los países hispanos. Los de Alfaro estuvieron desplegados contra el conservadurismo católico y las estructuras de gobierno entre Estado e Iglesia de fuerte dominación económica y política.

Cómo bailaría vals europeo Alfaro si su oído y sensibilidad fueron determinadas por el entorno montubio que a su vez no reconocía la música foránea de pianolas y arpas que ejecutaban los hacendados en sus estancias veraniegas. Este oído y sensibilidad estaban sincretizadas en fiestas patronales en homenaje a La Virgen de Monserrate y en fiestas de candiles (arroz quebrado para los criollos) donde se bailaba la versión manabita de La puerca raspada:

Coje la puerca/ahí viene la puerca
Coje la puerca/ahí viene la puerca
La puerca raspada/la puerca sebada
Viene saltando/la puerca raspada
Viene brincando/la puerca raspada
Amarra las patas/a la puerca raspada
Amarra las patas/a la puerca raspada
La puerca raspada/la puerca sebada…
(Informante doña Gloría Mejía (+) de Tosagua)

y el chigualo Doncella del prado:

Doncella del prado
Que al campo saliste
A recoger flores
De mayo y abril.
 
Yo soy la niñita del Conde Laurel
Que salgo a bailar
Y no encuentro con quien.
Y siendo tan bella
¿No encuentras con quien?
Escoge a tu gusto
Que aquí hay más de cien…

Se bailaban estos tonos a punta del jaleo de palmas, cantos raspaos y la ejecución de vigüela y cajones de finos troncos ahuecados.

Alfaro se inicia escolarmente con los niños montubios montecristences hijos de peones. Bolívar por sus comodidades tuvo tutor. El padre de Alfaro fue un republicano español exiliado. El padre de Bolívar fue miembro de la aristocracia caraqueña. El nombre oficial de Bolívar fue Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios de Aguirre, Ponte-Andrade y Blanco. El de Alfaro fue José Eloy Alfaro Delgado.

Entre los dos el tiempo y los procesos de nacimiento, desarrollo y ejercicio militar fueron disparejos y distantes. Bolívar del siglo XVIII y Alfaro del siglo XIX. Las conciencias de estos dos grandiosos hombres si se fraguó en la revolución e ilustración francesa. Lo que más allá de las ideologías que los unía o separaba esta revolución fue vital para sus logros. Por ello no es de desmerecer la posibilidad que la música de salón cortesano no haya sido del agrado del General manabita. No por ello tampoco puede decirse que si el General Bolívar bailase vals como rombo en tromba  éste fuese gobernado por lo sombrío de su posición social. Saber que el General Bolívar  no tiene parangón en América por sus correrías heroicas, ejemplares, de intachable moral, es suficiente para entender que el vals, junto a la cracoviana y el minuet; fueron los géneros discursivos del filtreo social y político de fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX.

Lo del general Eloy Alfaro Delgado, sin parangón también en nuestra América, al igual que José Martí o Antonio José de Sucre; tiene relevancia. Es quién en el proceso de conversión liberal anticlerical al radicalismo, nos muestra la cultura montubia como cultura, identidad e historia regional. Es quien nos dice y pone visible quienes son, que hacen, donde habitan y como son los montubios del litoral ecuatoriano. El solo hecho de disuadir a los hacendados que el montubio sea tratado como peón habla de un Alfaro que ve la sociedad ecuatoriana en el marco de la diversidad étnica de las regiones.

Solicitaba Alfaro el trato humano a los montubios. La negociación, -que la historia no cuenta y que la oralidad (aunque fuente frágil según los puristas de la historia) valida-, a la que Alfaro llegó con la burguesía terrateniente, fue que una vez que terminara la guerra con los conservadores republicanos, éstos puedan gozar de sus derechos culturales, educativos, económicos, etc., lo que cierto es, quedó en promesa por la traición liberal conservadora que se había engarzado astutamente en su gobierno.

La sociedad y el liberalismo que llega al poder llega sin los montubios. Aun cuando fueron los montubios quienes juntos a los negros, zambos, mulatos e indios ladinos, los que frentearon con fuego y carne al enemigo. Ganando la guerra de ascenso del General en sus dos gobiernos radicales. Es este mismo liberalismo conservador y eclesiástico de Quito, Guayaquil y Manabí, quién finalmente derrotara al general en franca cloaca de muerte. “Miles de buitres callaron en esta silenciosa danza (…) maldito baile de muertos, pólvora de la mañana” canta Luis Eduardo Aute con mucha razón y agonía en la rememoria de la Nación como noción y representación garcíamarquiana.

¿Subvertir el cuerpo ante miles de buitres? Subvertir el cuerpo, el orden. Subvertir la francachela hipócrita del solapado libido de los que tienen poder y bailan escondidos. De los que bailan en público y no tienen poder alguno. De los que nunca bailan y son los peores.

Si Simón Bolívar bailó vals y Alfaro La puerca raspada con banda de pueblo, para los dos el baile fue solo el pretexto. Otros ideales movieron a nuestros héroes latinoamericanos y esto es por demás conocido por todos. Ahora el asunto es dejar previsible el porqué Alfaro no pudo bailar vals como “la sociedad criolla” de su tiempo lo “exigía”. Si recordamos, los dos fueron pequeños en la parte física. Alfaro de mayor masa muscular, Bolívar más delgado. Esto, para la danza, importa y mucho. Ahora, el vals que se bailaba en la época de Simón Bolívar se ejecutaba en círculos y era de movimientos rápidos (me refiero al vals vienés no al vals inglés o boston) y los tonos montubios como La puerca raspada o el chigualo de La doncella, eran más simples y carecían de movimientos circulares. Si bien estos bailes se centran en un círculo, la forma de ejecutarse es haciendo entradas y salidas frente a la pareja que ocupa el lugar de acompañante.

La familia de Alfaro no es que no tuvo piano y arpa. Los tuvo. Pero su mirada estuvo cotidianamente relacionada con la cultura natural campesina. Es posible, -para la burguesía local-, que en Montecristi y Manabí ostentar estos instrumentos era señal “de buena educación” y menos de posición económica. El espíritu que animaba a los liberales republicanos era el de ser, -en algunos solo parecer-, educados frente a una sociedad criolla que se preciaba de “culta” por el cultivo de la música barroca.

Para la familia de Bolívar, -por su posición de aristócratas-, los de “clase baja”, eran vistos como plebes. Esto debió ser el germen para que el general Bolívar decidiera tomar distancia de su familia y emprender las campañas revolucionarias a favor de esta clase que no fue vista como gente. Ni en todo ni en parte puede sacarse de contexto mi hipótesis. La mirada social de Simón Bolívar fue la de un no aristócrata. Un hombre de elevadísimo  espíritu campesino. De noble sensibilidad hacia los pobres. Se explica entonces porqué bailó mejor vals que Alfaro. Pero no menos cierto también que una vez iniciada su lucha por los países que libertó debió haber bailado una que otra danza de corte campesino.

Lo que explica también que el general Eloy Alfaro bailara valses aunque no llegara a la habilidad y destreza de Bolívar. En fin, el espacio nos impide seguir dando joroba. Dejemos que sigan hablando en Guayaquil que Alfaro no bailó como Bolívar y que Bolívar no hubiese bailado como Alfaro. Lo importante es que el cuerpo y la conciencia de los dos inmortales se subvirtieron para el bien de la humanidad. Ejemplo de pocos y grandes hombres. Lo demás es puro chisme, puro chisme de zaguán.

Visítanos también en

Radio Mundial Riobamba